2 factores clave para conseguir una inyección subcutánea

Hay un número de zonas de inyección que resultan idóneas para la inyección de insulina subcutánea debido a su fácil acceso, distancia de los nervios, venas y, por supuesto, presencia del tejido subcutáneo.

 

Las zonas de inyección más recomendadas son:

Abdomen

Se debe inyectar a ambos lados del ombligo, separando un palmo a cada lado. Las inyecciones más distanciadas pueden llegar al músculo.

Muslos

Las inyecciones en los muslos deben efectuarse solamente en la zona superior y lateral exterior.

Brazos

Las inyecciones en los brazos deben efectuarse en el cuadrante superior lateral o posterior, lo que reduce el riesgo de producirse inyecciones intramusculares.

Nalgas

La parte superior exterior de las nalgas donde el tejido subcutáneo es abundante en los niños y personas delgadas.


Nota importante:

El contenido de esta página web no pretende sustituir el diagnóstico, tratamiento y/o las recomendaciones del profesional médico sanitario.

Este sitio utiliza cookies. Si hace clic en aceptar cookies, todas las cookies se escribirán. Por favor revise nuestra política de uso de cookies y configúrelas para su experiencia.