Progreso hacia la seguridad de las inyecciones en sudáfrica

BD organiza la cuarta cumbre Healthcare Worker Safety Summit en Johannesburgo.

Mar 2, 2017


Dr. Pieter de Jager

Dr. Pieter de Jager

El contagio de infecciones y enfermedades de por sí se aprovecha de las circunstancias, y aquellos que entran en contacto constantemente con estos peligros deben protegerse a través de prácticas y herramientas seguras diseñadas para disminuir dichos riesgos.

Este fue el mensaje que se transmitió a un público de casi 120 representantes de grupos de hospitales privados, departamentos de salud del sector público, servicios de patología, facultades de ciencias de la salud en universidades, organismos de investigación y grupos de profesionales que participaron en la cuarta cumbre Healthcare Worker Safety Summit llevada a cabo en Johannesburgo, Sudáfrica. Gracias a un equipo regional de BD liderado por Ian Wakefield, director nacional de BD, los profesionales del cuidado de la salud que asistieron a la cumbre recibieron información sobre temas como Opciones para mejorar la seguridad de las inyecciones, Directrices de la Organización mundial de la salud (OMS) y Avances en la cultura de la seguridad.

Dr. Pieter de Jager, médico del Departamento de anestesia de la Universidad de Wits y miembro del Instituto Nacional para la Salud Laboral de Sudáfrica (NIOH), presentó Safety and Local Surveillance – a Health Economics and Outcome Research Perspective (Seguridad y control local: una perspectiva para la investigación de resultados y economía del cuidado de la salud). “De forma prudente, estimamos que, como mínimo, 20 doctores y enfermeras del sector público del cuidado de la salud contraen VIH cada año mediante heridas por pinchazos de agujas. Según nuestro estudio, podríamos reducir esta cantidad en más de la mitad mediante capacitaciones y la entrega de dispositivos de seguridad”.

Los trabajadores de la salud en Sudáfrica están dentro de la categoría de alto riesgo en cuanto a heridas e infecciones contraídas por pinchazos de agujas con agentes patógenos transmitidos por la sangre. Actualmente, no existe un enfoque estándar para proteger a los trabajadores en este país de las heridas por pinchazos de agujas. No obstante, el alcance de este tipo de heridas en Sudáfrica es tan grande que es necesario contar con mejores estrategias para optimizar la seguridad de los trabajadores encargados del cuidado de la salud.

Ian Wakefield señaló: “La OMS reconoce el peligro que significan las heridas por elementos punzantes y ha creado directrices sencillas para aplicar de forma segura inyecciones, incluida la administración del riesgo laboral”. Además, agregó: “Basta solo un segundo. Por lo tanto, la pregunta es si en Sudáfrica estamos haciendo lo suficiente para garantizar la seguridad y protección de los trabajadores sanitarios”.

En Estados Unidos, BD jugó un papel clave en ayudar a agilizar las leyes que garantizan la seguridad de todos los que están involucrados con elementos cortantes. La recomendación de BD para aplicar directrices nacionales similares en muchos otros lugares del mundo (apoyo de uso de dispositivos de bioseguridad junto con el desarrollo de conocimiento, capacitaciones, control y capacidades) está en línea con su objetivo de advancing the world of health.