Complicaciones renales


Los riñones filtran los productos de desecho de la sangre. La filtración se realiza a través de pequeñas estructuras denominadas glomérulos que son similares a los vasos sanguíneos.

En los riñones sanos, los glomérulos filtran los productos de la sangre y permiten que las proteínas del cuerpo permanezcan para mantenerse saludable. El proceso consiste en que la sangre filtrada sale del riñón y vuelve a entrar en el torrente sanguíneo.

La glucosa en sangre y la presión arterial alta pueden dañar los glomérulos, y cuando esto sucede, no son capaces de hacer su trabajo de filtrado, así que la proteína sale de los riñones y se elimina a través de la orina. En caso de que la complicación no sea tratada adecuadamente, se pierden grandes cantidades de proteína.

La insuficiencia renal por la diabetes ocurre tan lentamente que puede que el paciente no sienta los síntomas durante muchos años. Alrededor del 30% de las personas con diabetes tipo 1, y 30% de los diabéticos tipo 2 desarrollarán esta enfermedad de los riñones, que recibe el nombre de nefropatía diabética.

Los síntomas de la nefropatía diabética

El signo clínico más temprano de la enfermedad renal es cuando los riñones tienen fugas de pequeñas cantidades de una proteína llamada albúmina.

Algunas personas suben de peso, comienzan a sentir hinchados los tobillos y orinan con más frecuencia, especialmente durante la noche.

Y como el daño renal empeora, se pierde más proteína en la orina. Esto se conoce como proteinuria.

Las personas pueden sentir náuseas, debilidad y cansancio, pueden perder el apetito y/o sufrir calambres en las piernas.

Prevención y tratamiento

Puede evitar la nefropatía diabética, o frenar su avance, si mantiene los niveles de glucosa y controla la presión arterial tal y como le ha informado su médico.

Es posible detectar signos tempranos de la enfermedad con una prueba que mide la cantidad de proteína llamada microalbuminuria en la orina.

Si tiene presión arterial alta, su médico, o un especialista en riñones llamado nefrólogo, puede prescribir inhibidores de la ECA (Enzima Convertidora de Angiotensina) o medicamentos similares para controlar su presión arterial y prevenir el daño renal futuro. Si tiene una pequeña cantidad de proteína en la orina también puede iniciar una dieta baja en proteínas.

En caso de que los riñones fallen, el nefrólogo podrá elegir entre tres posibles tratamientos

  • Hemodiálisis En este proceso, la sangre fluye a través de un tubo a una máquina que filtra los productos de desecho y el exceso de líquido. La sangre limpia entra nuevamente en el cuerpo.

La hemodiálisis se realiza generalmente en un centro ambulatorio. A veces se puede hacer en casa.

  • Diálisis peritoneal El abdomen se llena con un líquido especial. Este líquido recoge los productos de desecho y el exceso de agua de la sangre, luego el líquido se drena y se desecha. Este tipo de diálisis se puede hacer en casa.
  • Trasplante de riñón Uno de sus riñones se sustituye con un riñón sano. Uno de los riesgos es que el organismo acepte el nuevo riñon.


Consejos para el cuidado de los riñones

  • Mantenga el nivel de glucosa adecuado
  • Mantenga la presión arterial bajo control
  • Siga una dieta saludable
  • Compruebe anualmente el estado de sus riñones
  • Consulte con su médico inmediatamente si piensa que puede tener una infección de la vejiga o del riñón. Las infecciones urinarias son más comunes en diabéticos.

Los síntomas de las infecciones renales son

    • Dolor o ardor al orinar
    • Orina turbia o rojiza
    • Aumento de orina
    • Fiebre y/o temblores
    • Dolor de espalda o en los costados debajo de las costillas

 



Nota importante: El contenido de esta página web no pretende sustituir el diagnóstico, tratamiento y/o las recomendaciones del profesional médico sanitario.

Mientras no se especifique lo contrario, BD, BD Logo y todas las demás marcas comerciales son de la propiedad de Becton, Dickinson and Company. © 2014 BD