AYUDAR A QUIENES AYUDAN A OTROS

Un paciente acude al hospital. Con el primer tratamiento es imposible que el personal de enfermería pueda saber si esa persona está infectada por alguna de las 40 enfermedades infecciosas entre las que se encuentran la infección por VIH o hepatitis B o C. Ese es el riesgo al que se exponen en caso de lesiones por pinchazo con aguja. En la UE se producen más de un millón al año1. Se han descrito como una de las amenazas más graves para la salud y la seguridad en los lugares de trabajo europeos, aunque tienen una baja incidencia debido a su escasa notificación.

HSA_logo_tcm62-14857 Ahora, miles de estos profesionales sanitarios tendrán motivos para sentirse más protegidos la siguiente vez que realicen una venopunción, administren una inyección o manejen residuos clínicos. Una nueva directiva de la UE, adoptada por el Consejo de Ministros Europeo en 2010 y aprobada por la Comisión Europea como ley en mayo de 2013, obliga a las organizaciones sanitarias a adoptar medidas exhaustivas para la máxima protección del entorno laboral.

En la actualidad, los centros de la UE deberán identificar y evaluar los riesgos derivados de las lesiones por objetos cortopunzantes, formar debidamente al personal y utilizar dispositivos médicos con ingeniería de seguridad. En estudios independientes se ha demostrado que estos dispositivos, como los desarrollados por BD, pueden prevenir más del 80% de las lesiones por pinchazo con aguja.2

Desde la adopción de la directiva, BD, un pionero en el ámbito de la seguridad clínica, ha orientado a los sistemas sanitarios de la UE para:

  • Evaluar los riesgos de lesiones por pinchazo con aguja y asesorar sobre procedimientos relacionados con la seguridad.
  • Proporcionar formación y concienciación sobre la información.
  • Facilitar la notificación y el seguimiento de incidentes.

Las iniciativas de seguridad como estas también pueden contribuir a aliviar la carga económica para los sistemas sanitarios. Se ha calculado que los costes del tratamiento inmediato, el absentismo laboral y el tratamiento a largo plazo para las enfermedades transmitidas por lesiones por pinchazo con aguja ascienden a 6 millones de euros en Francia, 300 millones de libras en Inglaterra y Gales3 y a 188,5 millones de dólares en EE. UU.4

Según Fiona Garin, Directora de Desarrollo Comercial para la Seguridad de Profesionales Sanitarios de BD, «la gente realmente desea colaborar para reducir la incidencia de lesiones por pinchazo con aguja. Nuestra visión es que esta iniciativa contribuirá a convertir el entorno clínico en un lugar más seguro para los cuidadores y, a su vez, les permitirá tratar a los pacientes con mayor confianza.»

Vicky Ouimette, una especialista en seguridad de nivel IV de Montreal, notó la diferencia que supuso su ayuda como miembro del equipo VST. Según manifiesta, «considero que es solo el principio de otro proyecto completo en torno a una mayor formación y educación para mejorar los resultados en salud de mujeres y niños en el sureste de Haití. Tengo previsto volver . . . sin ninguna duda.»