Lipodistrofias

Es el término dado a una patología del tejido graso relacionado habitualmente con las técnicas inadecuadas de la inyección de insulina.

La reducción del tejido graso se conoce como lipoatrofia pero es más frecuente la lipohipertrofia  o aumento del tejido graso.

A partir de ahora, nos referiremos a las lipohipertrofias como lipos

Las lipos parecen ser un problema pasado por alto y mucho más frecuente de lo que se había pensado. Un estudio paneuropeo reciente sobre las inyecciones de insulina reveló que el 30% de los pacientes presentaban lipodistrofias en las zonas de inyección.

Las lipos pueden aparecer en cualquier sitio del cuerpo donde se inyecte insulina y son, generalmente, asociadas con hábitos de inyección incorrectos.

Las lipos pueden aparecer con diferentes formas y tamaños y son frecuentemente más fáciles de palpar que de ver.

Por efecto, es importante examinar con regularidad las zonas donde sus pacientes generalmente se inyectan la insulina. Se deben buscar bultos, inflamaciones o rojeces en la piel utilizando una linterna. Explore para ver si hay irregularidades en la piel o áreas endurecidas.

Este examen es más efectivo si el paciente está desnudo, de pie y relajado.

Algunas veces, las lipos tienen apariencia de una zona tensa y brillante.En muchas lipos verá cercos de punciones, lo que significa que las inyecciones fueron:

  • Dadas en una zona lipodistrófica
  • Demasiado cerca de una inyección anterior (a menos de 1 cm de distancia)
  • Puestas siempre en la misma zona

Frecuentemente las lipos son asimétricas, lo que puede explicarse por el hecho de que la mano dominante se utiliza para inyectar en el lado opuesto del cuerpo.

Causas y soluciones

Aunque la etiología exacta de las lipos no se comprende con total claridad, las condiciones que predisponen a su formación son los traumas en la piel y tejido subcutáneo recurrentes en tiempo y lugar con la presencia de insulina.

Técnica para explorar lipodistrofias

Cada vez que un paciente acude a una cita, es importante reconocer táctil y visualmente sus zonas de inyección para ver o sentir si hay algún signo de deformidades.


Nota importante:

El contenido de esta página web no pretende sustituir el diagnóstico, tratamiento y/o las recomendaciones del profesional médico sanitario.

Este sitio utiliza cookies. Si hace clic en aceptar cookies, todas las cookies se escribirán. Por favor revise nuestra política de uso de cookies y configúrelas para su experiencia.